Hace unas semanas Belén, de Oh My Mum! Me hizo una entrevista, la escribí súper a gusto y tras publicarla descubrimos que mucha gente estaba de acuerdo con ella. Que yo transmitía, contaba hechos y sensaciones que llegaban y tocaban dentro.

Después de pensarlo un poco y romperme por dentro pensé que sí, que un blog es una buena forma de seguir contando experiencias, historias y opiniones que aparecen en mi vida desde que soy padre. Y realmente ya había empezado a hacerlo de alguna manera, escribiendo en un blog más personal que conocía poca gente.

Hay muchos blogs de bebés, de pequeños bajitos y demás seres, pero casi todos están escritos por mujeres. Eso no supone ningún problema, pero creo que tengo -casi- la obligación social de decir algo. Sin dejar de lado a ellas, que lo son todo, pero poniendo el prisma desde las ojeras de un padre también.

Bailando con cocos va a ser una ensalada de hechos, pensamientos y noches sin dormir con el Dalsy a mano. Y por supuesto, muchas primeras palabras, viajes al son del “cucú cantaba la rana” y su fucking mirada que derrite cualquier enfado y mal día.

Pin It on Pinterest