Pongamos las cosas claras, manchadas y orinadas encima de la mesa. Los pañales para algunas marcas son artículos de lujo, para ciertas personas usar un pañal de X marca es como conducir un deportivo alemán; habla más de la diferencia de estatus entre unos y otros que de su efectividad en sí.

Yo, como autónomo, mortal y español, tengo que torear con lo que venga y las vacas gordas cada vez están más al norte. Por eso desde que nació mi hija probamos muchas marcas, las estudiamos como científicos y llegamos a varias conclusiones.

Aquí va el resumen de este estudio loco basado en la práctica total. Hemos usado muchas; más caras, más baratas, más sosas y otras mejor ilustradas, compradas en farmacia y tiendas, pero las tres TOP son estas:

Carrefour

Durante un tiempo escuchamos cientos de consejos de otros padres que nos llevaron a probar los pañales de la marca francesa. La verdad es que económicamente son muy aceptables, pero según nuestra experiencia, se rompían demasiado a menudo de los “enganches” adhesivos y eso no era práctico. Además absorbían, pero no más que la competencia. Y el mero hecho de que muchos tuvieran que ir a la basura antes de ser estrenado, no los convertía en opción a largo plazo.

Los compramos varias veces porque en ese centro comercial solemos hacer la compra “grande” mensual, pero después de varios paquetes los dejamos allí.

Por lo general están bien, pero si vives cerca de otro supermercado de origen valenciano, quizás te interese seguir leyendo.

Dodot

El rey de reyes. El cliente que miles de agencias de publicidad quiere tener. El dios de las toallitas húmedas. El ikea de los pañales, firman piezas de gama premium, alta, plus ultra, normal, plebeya, guay… realmente es un jaleo para mi. Pero son muy buenos.

Como es normal, al principio empiezas con mucho miedo la paternidad y después de ver sus anuncios durante toda tu vida son los primeros que compras. Y funcionan. En imagen y marketing no tienen rival, son el Apple del pasillo infantil del supermercado. Para los padres novatos ofrecen varios modelos ultra cuidadosos con algodón elfo extraído de árboles del paraíso que obviamente son lo mejor para el culito de tu bebé. Y los compras encantado. Y tu cartera flipa de lo lindo.

Luego pasan los meses, sigues comprando y la niña creciendo. Y los precios no van bajando. El cuidado que tenías el primer día va dando lugar a algo más realista y te das cuenta que entre seda egipcia y algodón de la Atlántida no hay mucha diferencia. Y lo que es mejor, tu hija pasa de ambos.

Entonces ves carteles y haces cuentas. Y esos números pesan mucho.

Los pañales son muy necesarios y por suerte ninguna marca raspa ni provoca nada malo en mi hija (supongo que habrá casos de alergias, pero nosotros por ahora no hemos librado esa batalla). Y entonces te haces la pregunta ¿Y si pruebo las otras marcas? Y así, termina el reinado absoluto de Dodot.

Aún los seguimos usando en casa de los abuelos, que son más maniáticos, pero tenemos claro que aunque se vendan en un packaging perfecto, su tecnología no es única en el mercado.

 

Mercadona

Llegamos a ellos por el motivo más obvio: el precio. Nos dijimos “joder, son muy baratos, probamos uno y vemos” y así entramos en esta espiral infinita. Hemos tocado casi todas las tallas y por edad y peso suponemos que la 5 no la usaremos, además el orinal ya está por la casa. Pero seguimos comprando cajas (traen 4 paquetes) sin que nos tiemble el pulso.

El dinero importa, pero se necesita calidad para mantenerse como marca principal. Y, serán cosas de la suerte, los pañales de Mercadona absorben mucho más que ninguna otra marca. Ejemplo, puede levantarse la pequeña después de dormir 10 horas por la noche, llevar el pañal al límite y que no haya una gota fuera. Sin embargo, con otras marcas, hemos tenido problemas de “escapes” en una simple siesta de dos horas. Y eso no es bueno.

Además, físicamente se adaptan muy bien al tamaño de la chica, las tallas siempre le han ido encajando como guantes. Por eso desde hace mucho meses son los elegidos.

Puede que no tengan la mejor textura por fuera. Ni hayan gastado demasiado en publicidad. Pero son el número uno de mi top.

No sé si esto ha podido servir a alguien, espero que sí, simplemente es nuestra experiencia de los últimos meses. Quizás mañana, pasada o dentro de un año toque actualizar con nueva información.

Pin It on Pinterest