He visto la película que Will Smith preparó para su hijo y es una buena lección sobre el miedo y la paternidad. Si obviamos las malas actuaciones, los mensajes me los apunto en la chuleta desde ya.

After Earth, porque está claro que no vamos a ningún lado

Que somos unos salvajes no lo duda nadie. Antes nos matábamos entre nosotros en nombre de – – – – – – – (rellena con el nombre del dios que quieras) y hoy seguimos haciéndolo pero sin conquistar y arrasar países.

Ummm wait…

Empiezo de nuevo.

Somos unos putos salvajes. Los humanos. Todos. Da igual raza, país o número de pie. Estamos destinados a autodestruirnos. Con bombas, carbohidratos y/o amarguras varias.

Así pues, dentro de varias décadas o pocos siglos, no andará por la faz de la tierra ningún ser humano. Y si lo hace, espero que sea corriendo delante de un animal superviviente más desarrollado que él.

águila en el suelo con el pico abierto avisando de un peligro

“Papá, tengo miedo”

Ese es el punto de inicio fuerte de la peli. Por razones varias, hay unos animales que huelen el miedo de los humanos y nos convierten en puré. Pero puré del malo, del que termina esparcido por las paredes de la casa, restaurante o parque donde intentas dárselo a la heredera (gracias Omega).

El hijo de Will (forever Príncipe de Bell Air) tiene que encontrar una baliza y para ello debe superar sus miedos.

Pero, ¿Qué cojon…es el miedo? Yo -casi- me lo preguntaba y de esta peli saco una buenas respuesta:

El miedo es producto de la imaginación, al pensar cosas que pueden ocurrir en el futuro (próximo o lejano).

100% de acuerdo. El miedo es un paralizante, que de pequeños no entendemos y que de mayores nos domina muchas veces. Pero no es nada. Es sólo un freno que nos ponemos nosotros.

Es el no intentar pedirle el teléfono por si no te lo da. Es el posible susto a mirar debajo de la cama y ver “algo”. Es todo lo que nuestra imaginación nos quiera sembrar dentro para jodernos un rato.

Pilla el micro, hija

El miedo está ahí. Como todo. Pero al crearlo tú, es más fácil de superar. Es un aviso porque estás calculando todo. Es saltar al vacío sabiendo que tienes alas. Sólo tienes que querer abrirlas, aunque el miedo esté contigo.

El peligro es real, pero el miedo es una opción.

Pin It on Pinterest